Esta última semana ha entrado en vigor la nueva legislación europea de protección de derechos de los consumidores que nace con el objetivo de aumentar la confianza a la hora de efectuar cualquier tipo de compra. La normativa afecta a las operaciones tradicionales y las que se llevan a cabo a través de Internet.

Algunas de las acciones que, a partir de ahora, están permitidas o sancionadas son las siguientes:


Queda garantizada la devolución en 14 días (hasta ahora eran 7).
Están prohibidos los recargos por la compra con tarjeta de crédito o por el uso de teléfonos de emergencia de empresas.
Los comerciantes tienen que detallar, de forma exhaustiva y clara, los costes y las condiciones de los productos o servicios que ofrecen.
Se prohíbe la oferta de servicios “presuntamente” gratuitos que, a la hora de la verdad, no lo son.
Los textos e imágenes tendrán que ser accesibles y legibles y, por ejemplo, tendrán que estar situados con un fondo que no dificulte su lectura y la letra del contacto no podrá ser inferior al milímetro y medio.

La normativa de la Unión Europea entró en vigor el 13 de junio y es de obligado cumplimiento para todos sus miembros y, otro de sus objetivos principales, es el de homogeneizar las reglas de juego de todos los países de la UE.

text alternatiu